Su Vida...

Nació el 23 de Junio de 1914. Martha María de Jesús fue su nombre de pila, nombre muy significativo para el destino que Dios le tenía preparado.

 

Hija de Alfredo Christlieb Rapp y Paula Ibarrola Vertiz, fue la primogénita de 11 hermanos, todos ellos profesionistas y personas destacadas en sus ramos de trabajo o ámbitos sociales. Hoy le sobreviven cuatro de sus hermanos, uno de los cuales es sacerdote, lo que nos habla del acercamiento tan importante a la iglesia católica que hubo en su familia.
La inmensa devoción de Martha a la Virgen María creció con ella, ya que era costumbre desde que era una niña, rezar el rosario con su madre todos los días. Durante su adolescencia, Martha fue catequista y desde el bachillerato sintió el llamado de Dios.
Por decisión personal y familiar ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se recibió en 1938 de Química Farmacéutica.
Su vocación y su espíritu misionero la llevaron a unirse a la congregación de Misioneras de Jesús Sacerdote en el año de 1942, realizando sus votos perpetuos en 1948 y recibiendo el nombre en religión de Martha de la Inmaculada.
Martha fue una mujer tímida en su juventud, pero muy inteligente. Forjó un gran carácter que la volvió a veces dura e intransigente por su herencia germana, pero también llena de dulzura, cariño y amabilidad para con sus semejantes, sus hermanas de congregación, sus alumnas y en sus apostolados, es decir, con todas las personas con las que se relacionaba.

  • https://youtu.be/qNkf6ofreQ0

Su Vida...

Nació el 23 de Junio de 1914. Martha María de Jesús fue su nombre de pila, nombre muy significativo para el destino que Dios le tenía preparado. Hija de Alfredo Christlieb Rapp y Paula Ibarrola Vertiz, fue la primogénita de 11 hermanos, todos ellos profesionistas y personas destacadas en sus ramos de trabajo o ámbitos sociales. Hoy le sobreviven cuatro de sus hermanos, uno de los cuales es sacerdote, lo que nos habla del acercamiento tan importante a la iglesia católica que hubo en su familia.


La inmensa devoción de Martha a la Virgen María creció con ella, ya que era costumbre desde que era una niña, rezar el rosario con su madre todos los días. Durante su adolescencia, Martha fue catequista y desde el bachillerato sintió el llamado de Dios. Por decisión personal y familiar ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México, donde se recibió en 1938 de Química Farmacéutica.

Su vocación y su espíritu misionero la llevaron a unirse a la congregación de Misioneras de Jesús Sacerdote en el año de 1942, realizando sus votos perpetuos en 1948 y recibiendo el nombre en religión de Martha de la Inmaculada.


¡Bien! Mensaje recibido